Romina ganó en el inicio de la segunda fase.

Fue mucho más que la argelina. No le dio espacios y fue contundente en el marcador. El 12-2 final habla a las claras de las diferencias de juego y de puntuación que existieron en el partido jugado en la 2 del bochódromo bajo arbitraje de Alejandro Corpacci.

Y este paso la deja a sólo un juego de meterse entre las 8 mejores del mundo. El sábado será el turno para su cruce ante Chile o Brasil, Martini o Schulz; dos que a priori serán dos rivales de fuste.

Pero Romina en su juego tendrá las herramientas necesarias para seguir haciendo camino en Tucumán 2019.




A %d blogueros les gusta esto: