Pinceladas mundialistas.

Ariel avisa desde el Aeropuerrto Benajamín Matienzo que Francia, Italia y San Marino ya están en camino al hotel. Ya pasó la foto junto a las promotoras del Ente de Turismo y en el grupo de WhatsApp “Mundial Tucumán 2019”, antes, a las 5.33 ya había avisado que los australianos iban marchando. El resto del Team, Transporte, Acreditaciones y Hotelería, ya está dando pulgares arriba marcando que ya han tomado nota.

Así se va armando el mundial cuando el lunes 4 transcurre sus primeras horas. Antes, todos alertas por el vuelo de las 4 y monedas que tenía que traer un integrante de Japón que finalmente llegará mañana. A las 7 llega el coequiper, compañero de habitación, el Chino de Hernando. Juntos vamos a compartir esta semana en la 718 (va el primer dato quinielero del mundial).

Desayunamos y nos vamos para el estadio. Ariel y Jorge dan los últimos retoques. Los artífices del armado de las canchas han hecho un trabajo de excelencia y jugando contrareloj. La celeste y blanca juega unas bochas en la 2 y la 4.  Pepe acomoda las cajas con las Vinci que jugarán, una vez más, un mundial. Chequeamos tanteadores y dejamos todo listo.

“Somos 6”. No importa, arriba y nos vamos todos, en una especie de simil 60 en hora pico, rumbo al hotel.

Me cruzo con San Marino en la puerta del Catalinas. Le pregunto la edad a su singlista, Enrico Dall’Olmo. “23” responde sonriente. Redoblo la apuesta y consulto, en mi italiano básico, sobre sus expectativas. “Che domanda” me dice, sonriendo y encogiendo los hombros quien está en el centro de la imagen de portada. Dando por respondido que va por lo más alto. “A jugar en el máximo de nuestras posibilidades” me apunta su técnico. También me cuenta el singlista que él juega desde los 9 años. Y que su padre y el papá del doblista eran compañeros de equipos. Bochas, deporte familiar aquí y allá.

Subimos al micro, nos vamos a almorzar. Clima cordial y distendido. Diegol saca fotos a todas las mesas, los representantes franceses sonríen ante cada requisitoria siendo los últimos retratados.

Llueve en San Miguel de Tucumán. El agua traerá un poco de alivio a la calusora tarde. A las 16 hay reunión de árbitros. Allí iremos para conocer más y evacuar dudas. Mientras, se siguen coordinando arribos.

Así es el mundial amigo, así lo vivimos desde “El Jardín de la República”.

Tucumán 2019 ya ha comenzado.

Las Vinci rodarán nuevamente en un mundial. Así se va embelleciendo el estadio. En el fondo, los banner con las ocho estrellas doradas de la C.A.B., los 8 títulos mundiales conseguidos hasta el momento.




A %d blogueros les gusta esto: