Honraron el apellido, honraron las bochas.

Por Juan Carlos Licari.

Forjaron irrebatiblemente el tribunero eslogan «de tal palo tal astilla».

Fueron productos genuinos de logros de dimensiones inigualables, provistos de extraordinarias cualidades naturales traídas desde la infancia, acrecentadas a esa innata vocación de convivir diariamente con el juego de las bochas.

Son y serán recordados para siempre, por haber conseguido la alquimia de fundir el apellido, con ese apelativo de «maestros», en un contexto de grandes y reconocidos exponentes.-

Con ese estandarte de «ganadores por excelencia», se constituyeron en cuerpo y alma de las instituciones que los tuvieron como representantes, aumentado a la máxima expresión, cuando el mismo pertenecía a «su Patria».

Portadores de ese indescifrable misterio de los que tienen el carisma de los grandes, haciendo todo diferente pero con exquisita y repentina excelencia.

Fueron auténticos líderes carismáticos durante tres décadas, admirados y elogiados por esa dimensión de cientos de devotos, seguidores extasiados por la calidad y esa jerarquízada cultura bochófila.-

¡GANARON TODO!

Campeones Argentinos: individual/parejas/tríos.

Campeones Rioplatenses: en las tres categorías.

Campeones sudamericanos: en los tres estamentos.

¡PARA DESTACARLO!

J O S É GHIO: Campeón mundial: individual/dupla/tercetos/en Montevideo(Uruguay) año 1957.-

JORGE GHIO: Olimpia de Plata: el máximo festejo argentino, a los deportistas salientes de cada deporte, años 1977 y 1981.-




A %d blogueros les gusta esto: