Partidazo.

«Las últimas 32 bochas ninguno erró ninguna» así resume Jorge Abratte cuando lo consulto si ese fue el partido del torneo del 9 de Morteros. Pretto-Chuda frente a frente. Palo a palo, arrimes y palos. Se garrotearon de lo lindo y salió un juego inolvidable para los que estuvieron presentes.

Hubo una rafa que podría haber cambiado el camino del partido. Se podía haber ido  a 13 el rosarino pero la monta le jugó una mala pasada. Y el Nico, que además tuvo de su lado las jugadas fortuitas, estuvo intratable.

Los dos brindaron un juego superlativo en el caluroso fin de semana morterense.

 




A %d blogueros les gusta esto: