La rompió.

Venía jugando para figura Milagros Pereyra en este nacional; siendo constante en la alta efectividad del bochazo, su arma más poderosa. Y en la final, ante Buenos Aires, tuvo un nivel superlativo. Las estadísticas hablan por si solas: pegó 17 sobre 19 tiros e hizo una jugada certera en el fondo de la tabla. Se llevó los aplausos de todo el público presente y los elogios de la multitud que siguió la transmisión on line a través del face de la Confederación Argentina de Bochas.

Actuación consagratoria para Milagros.

Marca el ritmo del juego Milagros. A su derecha la observan su compañera Carla Ferreyra y «Chela» Paz. Fue en la semi ante Córdoba.




A %d blogueros les gusta esto: