En este 2019…

…pasaron un montón de sucesos. Fue un año difícil en lo social y económico, pero más allá de eso pudimos asistir a…

– un nuevo mundial en nuestro país. Hecho contrareloj en Tucumán, en “El Jardín de la República”, recibiendo al mundo bochófilo de la raffa volo y asistiendo a una competencia dinámica, intensa y con amplia repercusión nacional e internacional. Argentina una vez más cumplió.

– el primer campeonato hecho en la ciudad más austral del mundo. Ushuaia y Río Grande, en la provincia de Tierra del Fuego, fueron las sedes del nacional femenino que históricamente en este 2019 llegó al “Fin del Mundo”.

– la vuelta de Jujuy en su faz organizativa. Fue el nacional de veteranos el que cerró el calendario de la C.A.B. el que visitó la provincia norteña.

– la consagración de un grande en el nacional individual. Omar Serrano logró el título que le faltaba, el de los singles, colgándose al pecho la medalla de campeón. Además, tuvo un año brillante con la camiseta del C.A.C.U.

– la rotura de bochas en una final de un argentino. Danilo Escobar, el “Flaco” de Tiro Federal, la rompió y las rompió en el match final de los tríos en la Suardense.

– la vuelta también de Río Negro al circuito federativo. Pero la alegría por el retorno se enlutó con el trágico accidente de tránsito que tuvieron al retornar a la tierra rionegrina. Aún estamos perplejos y no podemos creerlo…

– la partida de dos notables que marcaron época: Heriberto Chiavolini en La Plata y Juan Garay en Mendoza. Dos grandes, dos históricos.

– un sábado de gloria. Único, mágico y ojalá repetible. ¡Cuatro finales en un día! Pretto en el Combinado, Apez-Pretto en la Dupla, Montemerlo en el Single y Hecker en el Combinado. Todo sucedió en tierra turca, en el mundial de zerbín. Los dirigidos por Gáspari llevando la celeste y blanca a lo más alto.

– un buen Panamericano de las chicas en EEUU. Plata y oro para marcar presencia continental.

– un nuevo calendario de la C.A.B. completo en las distintas especialidades y disciplinas.

– una reunión de acercamiento entre las dos confederaciones. La CAB y la de la denominada “bochas grandes”. Fue en Esperanza, Santa Fe.

– la llegada de la alfombra a los pisos de nuestras canchas. No son muchas, pero en algunas instituciones han incorporado estas superficies. Veremos si esta tendencia continúa.

– al compromiso renovado por un nuevo año de los árbitros argentinos. Siempre dispuestos, siempre listos, siempre colaborativos. Para ellos también vaya el reconocimiento público.

– la presencia dirigencial de Argentina a nivel mundial. Bravo en la FIB, Limardo en la CBI. Aquí también nuestro país es reconocido.

– la incursión mundialista de las Vinci. Las bochas argentinas por excelencia dijeron presente en Tucumán 2019 pasando todos los controles reglamentarios.

– el crecimiento constante de Provincia de Buenos Aires. Una de las federaciones históricas, con su nueva conducción, sigue buscando el lugar de preponderancia que supo tener. Nuevas asociaciones se han sumado en este año.

– la vuelta de la Federación Argentina de Bochas. Puntal fundacional de la C.A.B., la reconocida como “Capital Federal” volvió al circuito federativo.

– la presencia cada vez más presente valga la redundancia, de las redes sociales como protagonistas de la información, el debate y también “el chusmerío” bochófilo. La era digital sigue consolidándose. Vaya nuestro reconocimiento a quienes desde cada lugar ponen su granito de arena para sumar en la difusión bochofila.

– la obtención de dos nuevos títulos mundiales. Facundo Capdevilla y Nicolás Pretto sumaron las dos nuevas medallas que se agregan al logo de la Confederación Argentina de Bochas. Dos más y van…

– seguramente nos quedaron hechos pendientes…suele y puede pasar. En el cierre de este 2019, levantamos la copa y brindamos por un gran 2020. Felicidades al mundo bochófilo.

 




A %d blogueros les gusta esto: