Bahía, 5 años después.

Informe: Diego López (Tiempo de Bochas)

A río revuelto… cuantas cosas pasaron para volver a cantar victoria, para empezar cinco años, desde aquel 2013 en Zárate, cancha de Pineral con Cola y Rubén como D.T. Soberbio triunfo en tierra de Campeones y ante el calor apasionado de gente de bochas, como la zarateña. Después llegó Olavarria y más precisamente Loma Negra partido 24 en el invicto bahiense que arrastraba cuatro títulos en fila y enfrente Pringles, victoria con Gustavo Fernández como gran figura de esa mañana que sería testigo del final de un ciclo y el comienzo de tropiezos e indefiniciones, de un sin fin de conjeturas, los jugadores que fueron pasando sin nada, con el adiós eterno de César Colantonio y allí también se iba Trellini, con tal o cuál, lo dejamos ahí…

Y así llegó lo peor, tan abajo como aquella tarde en Tandil ante Pergamino, eliminado con una increíble demencia deportiva y sin encontrar nada claro. Bahia cada vez más abajo y lejos de aquellos años felices y provincia con nuevo rey, Zárate gobernando a gusto, de la mano del gran Raúl Basualdo que narraba su juego a la pelusa para convertir a esa ciudad en el Rey de Bs As. En la otra punta del mapa bonaerense, Bahia se intentaba levantar, pero en parejas otro traspié apareció en los pagos cercanos de Pigüé y el fantasma número no se cuanto se llamo Olavarria y de nuevo a trabajar desde la derrota, aunque con más calma, se gestiona la llega o la vuelta de Trellini, apellido Ilustre para la city, se vuelve a citar a el “Torta” Núñez y a la famosa y extrovertida base de Vitozzi/Urra, le suman a Lázaro Levriero. Aparecen cambios, enrroque en la base, Vitozzi al medio y Juan de palo, la punta de Dante y si hay plástico adentro Levriero. El camino empieza en Dorrego, pasa con solvencia y sin enterarse de todo el pasado, San Nicolás a la vista, en el medio de las prácticas e ilusiones por volver, las suspensiones de la Confederación que recaen sobre las figuras de su principal oponente, el Rey Zárate, bajan a Basualdo y Joel Maine, con eso a jugar de favorito sin dudas, pero por lo bajo propios y ajenos suponían alguna otra escena frustrante para Bahía podía aparecer, entonces a jugar, primero Lincoln, después Olavarria, Bahía era arrollador hasta allí. Jornada dominguera con el local como oponente, lo deja atrás sin errar entre Juan y Daniel, con un Dante Núñez serio y con su repertorio a flor de piel en su mano derecha, llega otro verdugo en lo últimos años: Berisso y encima lo saca 8 a 2. Aparecen los fantasmas, hay minuto por parte de Trellini y Bahía le mete un parcial de 13 a 0 para ganar en 8 y a la final. Ya para esto el campeón Zárate eliminado y entonces se jugaría una final sin ellos después de 5 años. A saber, Zárate finalista 2013/14/15/16/17. Aparece Chivilcoy, duro equipo con el conocimiento de las canchas y la afición alentándolos, de la mano de Pauloni, con Luis Andrade con gran juego más Ubaldo De Titto. Bahía pisa mejor y saca ventajas, Juan Pablo Urra pega Vitozzi también, Dante lucha la punta en una cancha brava para arrimar 13 a 3 a punto del nocaut! Pero renace Chivi…así lo llaman cariñosamente sus lugareños, con de Titto y al toro. Se ponen 13 a 9 la gente delira y alienta, pero Urra tiene una clavada bárbara y con su puño cerrado se aferra a la gloria, le tiran al chico, Pauloni y Andrade, este le pega pero no sale y Ubaldo De Titto toma el chico con su mano para que Flavio Pereyra le de el partido a Bahía Blanca que con lágrimas en sus jugadores vuelvan a ser campeón!!! La gente aplaude a los ganadores y se saborea lo ganado, porque se había perdido y cuando eso pasa se extraña más, y Bahía lo necesitaba… a rio revuelto… Bahía Campeón!!!!




A %d blogueros les gusta esto: