Nos dejó Rubén Vila, el señor vocación.

Fuente: Diario El Popular de Olavarría.

Su corazón dejó de latir, pero quedará en el recuerdo de todos los deportistas como un referente indiscutido. Nos dejó ayer Rubén Oscar Vila, el señor vocación. El básquetbol y las bochas fueron su constante. De pibe iba a la escuela, volvía a su casa a tomar la leche y después a jugar a su querido San Martín de Sierras Bayas.

Si bien el básquetbol lo tuvo como protagonista en varias facetas, las bochas fueron su continuidad.

Se había dedicado a la docencia por 40 años como profesor en el nivel primario, secundario y superior. Fue inspector de Educación en el área de Educación Física.

Estuvo en la organización de Juegos Olímpicos Estudiantiles.

Pero nunca se alejó de la enseñanza: siendo jubilado, siguió bien activo al estar a cargo de las divisiones formativas de la Asociación de Bochas de Olavarría y como coordinador de equipos olavarrienses de bochas en Torneos Bonaerenses.

El deporte y la docencia eran parte de su vida. Y todo lo aprendido lo aplicó en las cátedras de básquet y natación en el Profesorado de Educación Física durante 35 años.

Justamente en el profesorado aumentó su vocación de guiar y enseñar. Su mayor orgullo son los numerosos jóvenes bochófilos que hoy tienen títulos nacionales e internacionales.

Los últimos 25 años estuvo como profesor y jugador de bochas en el Club Atlético Pueblo Nuevo. La entidad albiverde, en pleno corazón de uno de los barrios más tradicionales de la ciudad, hoy tendrá sus puertas cerradas. Es el mejor homenaje para un hombre también identificado con los colores blanco y verde.

Como a todos, los años dejaron su mella, pero su entusiasmo y amor por los niños hoy son un recuerdo que quedará vigente.

En 2015, la sección de Deportes de EL POPULAR, en la tradicional fiesta de los Premios Olimpo, entregó la mención de formador deportivo el profesor Rubén Oscar Vila… por siempre vocacional.




A %d blogueros les gusta esto: