Dialoguitos en el bar. Parte 3.

“¡Que desastre por Dios! Le erró a la bocha, a la cancha, al club y al barrio”. El Bocha entró hecho una tromba. Caliente como una pipa. Venía de perder la noche anterior el clásico por el  asado, el que juegan cuatro contra cuatro y en el que simbólicamente, el que gana, se lleva el bochin a su casa hasta la semana que viene.

Gringo: Ví que en el feibu te estaban gastando.

Bocha: ¿A mí? Si fui el único que jugó algo, los otros fueron un desastre. El flaco no le pegó nada (enfatiza) pero nada eh; ni a una vaca adentro un baño le pegaba.

Carlitos: Bochadores eran los de antes…Todo un día tirándole a la bocha sin errarle.

Gustavo: Estos tienen una pimienta…(saca la aspereza de la garganta).

Bocha: El tema es que como dijo el Negro Olmedo, poniendo estaba la ganza, a garpar el asado.

Gringo: Lleváme a mí la próxima semana, vas a ver, las estoy destrozando.

Bocha: Dejá… para renegar con los que tengo me alcanza y me sobra…

Gringo: Bueno, no me lleves, después báncate las cargadas en el feibu. Hablando de feibu y la internet, vi que Provincia se mudó.

Bocha: Si, ahora llevaron la sede a Tandil, antes estuvo durante 50 años en Azul, que es el centro geográfico de la provincia y de donde era Calequi, quien fue presidente muchos años.

Gringo: ¿Ma y porque se fueron?

Bocha: Creo, más que nada, por el proyecto del bono que en la nueva ciudad tendrían la habilitación para realizarlo. Apuestan fuerte con el mismo; digamos que es el proyecto deportivo y económico que tiene ahora Buenos Aires.

Gringo: Algo vi en el feibu de eso, hace un tiempo.

Carlitos: Pensá que antes pateabas una baldosa en Provincia y llovían jugadores (rememora).

Bocha: Y sí, el caudal de jugadores bajó un montón en los últimos años, se cayeron muchas asociaciones también. Hay zonas donde directamente juegan de color.

Gringo: Lo veo siempre en el feibu.

Gustavo: Cortá con el feibu Gringo y la rep… madre…

Gringo: Ma, no es pa que te enojes áspero. Cuando te hagas un feibu vas a ver.

Bocha: El que lo vi muy activo en el feibu como dice el Gringo es a Piturro, el riojano. Puso que capaz que se va al Chaco con Zapata.

Carlitos: El hombre ha sido campeón argentino individual, jugó en Bahía. Si se acuerda algo puede acompañarlo y bien a Zapatita.

Gringo: El que va a tener compañía dentro de poco es Dinello; el hijo ya debutó de blanco.

Bocha: Mira vos, no sabía. Che me acordé: ¡que quilombo que se armó en un grupo de Waths App que estoy porque un santafesino “criticó” la vestimenta de un torneo, ¡le saltaron a la yugular al amigo!

Gustavo: Mirá el Bocha, se hace el gil pero le da al WhatsApp como loco eh…

Bocha: Así estoy informado. Contactos por todos lados.

Carlitos: Antes (siempre le pinta la nostalgia) era linda la ropa blanca. Me acuerdo una vez que jugamos un campeonato en Miramar hace muchos años, cuando todavía había caminos de tierra. Nos tocó contra Dito y Yaco, dos muchachones que jugaban siempre. El tema que el domingo amaneció lloviendo a lo loco entonces ellos llamaron por teléfono para saber si se jugaba y le contestaron que sí. Nosotros, que ya estábamos en el club los esperamos. Agarraron el Rambler y faltando un kilómetro para llegar se quedaron empantanados.

Gringo: Ma no, ma no pueden haber tenido tanta mala suerte…

Carlitos: Nos contaban después que Yaco se puso en la parte de atrás en dirección a la rueda del auto; te imaginás cuando la rueda comenzó a patinar… ¡La ropa blanca era negraaaa de barrooo! Cuando lo sacaron al Rambler dicen que largaba humo por todos lados, tenía el radiador sin agua. Así que juntaron de la cuneta para echarle al radiador. Cuando llegaron al club los saludaban y todos le preguntaban al Dito por qué había cambiado el Rambler. Dito les decía que no lo había cambiado. ¿Pero comoooo le dijeron… si era verdeeee y este es colorado? Y  Dito les dijo: “Nooo lo que pasa que se calentó un poquito…”.

Gustavo: Andá…

Bocha: Che, están tranquilos los pases, no hubo tanto movimiento este año.

Gringo: Ma, con lo que valen.

Bocha: No Gringo, los de primera no los paga el jugador, ¿vos pensá que se lo van a pagar ellos? Los paga el club adonde van.

Gustavo: ¿Quién pasó Bocha?

Bocha: Y (piensa) Serrano a Ceres, Riba a Sinsacate, Montemerlo a Central de Bell Ville para jugar con Dinello. Y no mucho más que eso…

Carlitos: ¿Y en Bahía?

Bocha: Está tranqui ahí todavía, los manijas o siguen en el mismo club o no definieron todavía. Vitozzi va a jugar con el Rafita Randazzo, el que ganó el mundial juvenil con Pretto en 2011. Sigue en Barrio Hospital el Dany.

Gringo: Y ahí está el periodista López, los ví en el feibu. Ya que lo nombré, que buen reportaje le hizo a Limardo antes de fin de año, lo escuché en la internet.

Bocha: Yo también lo escuché Gringo, ahí dijo que vuelve el de veteranos un año y el de clubes el otro.

Carlitos: (interrumpe) ¡Vamos el Bochin, hay que jugar el argentino de clubes!

Bocha: También dijo que piensa en un nuevo mandato por lo menos porque quiere construir el estadio nacional de bochas antes de irse y que las bochas pueden estar a un paso de los olímpicos. Además dijo que las nuevas autoridades ya les confirmaron las becas. También que están trabajando para poner profesores en algunas provincias para enseñar bochas. Habló un montón, casi una hora. Y tiró una bombita.

Todos: ¿Cuál?

Bocha: Que ya habla con su sucesor…¿Quién será?

Los muchachos siguieron charlando, hablando de bochas como siempre. Esperando por el Gallego, que por el feibu le prometió al Gringo que pronto iba a volver a la mesa de la barra bochófila. Habrá que esperarlo…




A %d blogueros les gusta esto: