De generación en generación.

Nos escribe Oscar Rista, bochófilo nativo de Brinckmann y juez nacional cuando vivía en Mar del Plata: “Te comento que tengo una alegría muy grande, tengo el orgullo y la felicidad de poder jugar junto a mi hijo Rodrigo. Yo estaba jugando para Sindicato de la Carne de Rafaela y el domingo 7 de junio fue el debut de padre e hijo jugando para el Club Barrio Norte de Morteros. Como debut no me quejo, perdimos el tercer partido. Pero más allá del resultado fue la alegría de poder jugar con un hijo, que muchos padres hubiesen querido tener esa posibilidad. Como muchos hijos jugar con su padre. A mi Dios me dio esa gran posibilidad y se lo agradezco de todo corazón… Y te aclaro – agregó para ponerle un costado risueño al mensaje – este viejito todavía se da el lujo de agarrar los ganchos…”.

Así son las bochas amigos, así se viven, familiarmente. Y con este mensaje, extendemos el saludo para todos los amigos para este domingo. ¡Feliz día del padre!




A %d blogueros les gusta esto: