Tradición familiar.

Fuente: La Nueva.

Con solo 11 años, Valentina Bermúdez ya se convirtió en la grata revelación de las bochas bahienses. Un meritorio tercer puesto en el Campeonato Oficial Individual de Damas y, como si fuera poco, se constituyó en la jugadora más joven del reciente Campeonato Provincial disputado días atrás en Bahía Blanca.

“Me sentí contenta conmigo misma de poder representar a la ciudad. No iba con la obligación de ganar sí o sí; ya con el hecho de haber entrado a participar en un Provincial de damas en mayores era suficiente logro para mí”, comentó sobre su participación en este certamen que reunió a las 15 mejores exponentes femeninas que tiene este deporte en el ámbito provincial.

-¿Quedaste conforme con tu desempeño o podrías heber jugado mejor?

-Quedé conforme. Mi deseo era ganar al menos un partido y lo conseguí (el primero), por lo que cumplí el objetivo.

“Pude haber jugado mejor; pero ya en el tercer partido estaba muy cansada, teniendo en cuenta que eran las 20 y estábamos jugando desde casi pasado el mediodía. Tal vez con un poco de descanso podría haber ganado ese último partido, en el que caí en 11 (15-11)”.

-¿Cuál es tu sensación al jugar con las mayores?¿Te tratan como una nenita?

-Me siento genial, ya que jugando contra mujeres como ellas, que tienen mucha más experiencia, me encanta. Aprendo muchísimo, algo que no pasa cuando lo hago con los chicos de mi edad.

“Por otra parte, las chicas me tratan como una jugadora más; se pusieron muy contentas cuando terminé tercera en el Individual bahiense. Igual, dentro de la cancha de bochas todas somos rivales”.

-¿Cómo y cuándo se dio esto de jugar a las bochas?

-Hace tres años, cuando mi mamá (Cecilia Urra) comenzó a jugar en segunda división para el club Noroeste, donde jugaba mi abuelo (Ricardo Urra). La iba a ver todos los partidos y como me encantó empecé a jugar allí; pero este año lo estoy haciendo por el club Independiente.

“Tengo que seguir la cadena que comenzó mi abuelo y que siguieron mis tíos Guillermo y Juan Pablo. Ahora continuamos mi mamá Cecilia, mi primo Gabriel Urra y mi hermano Tomás”.




A %d blogueros les gusta esto: